Lady Dragona

Inés Arias de Reyna

El azar de los temas

Escrito por el 6 marzo 2013 en De escritura en general | 2 comentarios

Un pensamiento me ronda desde hacía días: ¿de dónde salen los temas de los relatos que escribimos? Porque a veces, sobre todo en los escritores principiantes, la elección del tema del relato parece ser más una cuestión de juego de azar que de decisión consciente.

En mi experiencia como escritora, sé que depende mucho de mi estado de ánimo, aunque admito que cada vez menos. Durante mucho tiempo, y mientras pertenecía a la clase de los principiantes —ahora me considero una humilde oficial—, los temas de mis relatos eran un secreto para mí. El tema aparecía, como en un truco de magia —«hago ¡chas! y aparezco a tu lado»—, y me dejaba la sensación de que no iba conmigo.

Tras mi paso por los primeros talleres como alumna, decidí forzar los temas de mis relatos. El resultado fue, cómo no, catastrófico: yo me empeñaba en que el tema era uno, mientras que mi inconsciente (y mi inexperiencia) encaminaban mis textos a los temas que les dieran la gana. De nuevo, parecía que el tema no iba conmigo.

Pasados no pocos años de lucha entre el tema que yo escogía y el que, finalmente, salía tras el primer borrador, al fin pasó lo que tenía que pasar: que me relajé. De alguna forma, una se da cuenta con la experiencia de que el tema es aquel que te inunda la vida. No es algo que uno escoja porque sí, sino que lo eliges porque te obsesiona.

Hoy en día, veo a muchos de mis alumnos en esa partida de bingo interminable en la que no saben si el tema de su relato será elegido por su consciente o por su inconsciente —qué curioso escribir esto cuando una sabe que no hay tal diferencia entre el uno y el otro—. A veces tienen suerte y coinciden los números del cartón con los que se han cantado y entonces se maravillan porque la corrección del relato no será especialmente dolorosa; aunque las más de las veces como mucho consiguen unos cuantos números para cantar línea, pero poco más, por lo que les toca reescribir y reconstruir el relato para adaptarlo al tema que ha salido sin mediación consciente.

Con la práctica acabas consiguiendo que tu inconsciente deje de jugar al bingo contigo. Cuando llega ese momento, el tema se convierte en aquel que tú eliges, porque sabes que no hay otro posible. Si hoy toca hablar de amor, ¿para qué forzarse a escribir sobre la muerte?

2 comentarios

Disfruta de la conversación y envía tu comentario

  1. Ana Vidal

    Me encanta esta entrada, creo que coincido plenamente con todo, las fases del proceso creativo y todo. Estupendo!!!
    Un abrazo

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>