Inés Arias de Reyna

«El entierro prematuro»

Posted by on 9 noviembre 2012 | 4 comments

En honor de E. A. Poe

El Día de Todos los Santos, mi madre y yo fuimos al cementerio. Desplegamos una manta a cuadros sobre el césped que había justo delante del panteón familiar donde se alojaba mi padre. Mientras mi madre sacaba los emparedados y la tortilla de patatas, yo limpié la tumba de hojarasca y otras suciedades.

«La gente, hija, cada día es más guarra». Quité el ramo de gardenias ya marchito y puse en el jarrón los crisantemos que traíamos. «Qué bonito queda, hija, a papá le hubiera encantado». Me senté junto a mi madre. Ella en seguida me ofreció un emparedado de atún. Le di un mordisco con desgana. Luego cogí la tortilla de patatas y una barra de pan, abrí la puerta del panteón apenas una rendija y las coloqué en el suelo. Una mano grisácea la tomó al instante. «Ay, hija, cómo le gustaba a tu padre la tortilla».

Inés Arias de Reyna
Pedrezuela, 1 de noviembre 2012

Participo con este relato en el Vendaval de Microrrelatos Terroríficos 2012 de Escuela de Fantasía.

4 Comments

Join the conversation and post a comment.

  1. Mercedes

    He disfrutado mucho con los micro de terror.

    Un saludo.

  2. Pilar Casares

    Este microrrelato me hace mucha gracia, llevo algunos años compartiéndolo con mis alumnos en noviembre, aunque no lo veo como un entierro prematuro (hasta hoy no he visto el título)… más bien como una tlrtilla de patatas capaz de levantar a un muerto… Sea como sea: ¡es genial!

Responder a Inés Arias de Reyna Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest