Inés Arias de Reyna

Elementos fantásticos

Publicado por el 30 noviembre 2011 | 5 comentarios

Es habitual que en los relatos feéricos (aquellos que enraízan con las fábulas de antaño) el elemento fantástico sea un ser maravilloso (un elfo, un gnomo, un troll) o que en relatos futuristas sea un robot; ahora bien, el elemento fantástico también puede ser un artefacto o, por qué no, el propio mundo.

Así pues, un elemento fantástico no tiene que ser un individuo, puede ser un objeto o un mundo. Cualquier cosa que implique una trasgresión con el mundo real y nuestro conocimiento del mismo.

Lo fantástico va unido a la trasgresión, a lo imposible, a lo que podría ser, pero no es, a todo aquello que remueve nuestro paradigma del mundo. ¿Remover? No, esa no es la palabra, más bien es convulsionar. Cuando una historia fantástica es realmente buena es cuando el elemento fantástico consigue que se tambalee nuestra concepción de la realidad.

5 Comentarios

Disfruta de la charla y comparte tu opinión.

  1. Santiago

    Trasgresión, convulsión, y tambalear… un mundo paralelo para entender mejor la realidad. Muy buenos mimbres para la fantasía, Inés.

    Saludos.

  2. gustavo

    esta muy bueno …

  3. dayan

    Gracias por ser la única que pudo explicar bien qué es un elemento fantástico ;).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest