Inés Arias de Reyna

Escena: elemento dramático

Publicado por el 30 enero 2013 | 3 comentarios

Uno de los recursos esenciales para recrear la acción es la escena. Hay un término que a mi entender es clave para comprender qué es una escena: se trata de la palabra «presenciar». Con el resumen, la elipsis, la descripción y otros recursos de composición, el lector no presencia un hecho; es solo con la escena con la que es capaz de formar parte de eso que le están contando; esto es, de presenciar la historia como si la estuviera viviendo en persona.

La escena se compone de un espacio (una biblioteca), un tiempo (la primera oleada de un terremoto) y unos personajes (Brahim). Si cualquiera de estos tres elementos cambiara, estaríamos ante otra escena. Si, por ejemplo, mientras Brahim estudia en la biblioteca entra su asistenta con el té y mantuvieran una conversación relevante (no sería suficiente un escueto «su té, señor», porque no implicaría un verdadero cambio de acción), estaríamos en una escena distinta a la que he bosquejado en los paréntesis.

Así pues, la escena muestra en vivo la historia y se compone de un espacio, un tiempo y unos personajes concretos.

Como se desprende de lo que acabo de explicar, la escena es uno de las herramientas claves en la narración y hay que aprender a manejarla con precisión. Se trata de un elemento dramático (del teatro), que se utiliza en aquellos momentos claves de la historia. Lo importante, el núcleo del relato, se muestra a través de escenas, porque así el lector lo vivirá con mayor intensidad gracias a que lo estará presenciando.

Toda escena que no contribuya a avanzar la acción principal o que no forme parte del núcleo de la historia, será una escena superflua. Toda escena que no aporte algo crucial a la historia, será un escena innecesaria. Solo las escenas importantes, que ayudan a avanzar la narración y que aportan hechos cruciales a esta, son las que deben conformar el relato. Las demás, sobran.

3 Comentarios

Disfruta de la charla y comparte tu opinión.

  1. Santiago

    Las primeras páginas de La casa del canal, de Simenon, me recordaron lo que dices, aunque no es un cuento sino una novela, pero igualmente refleja lo de las escenas, y la historia comienza con esta escena, en acción. Al echarle un vistazo a las páginas que la editorial te deja leer en su web me acordé de tu post.

    Un saludo.

    • ladydragon

      🙂
      Por cierto, Santiago, ¿te acuerdas de la petición que me hiciste sobre un taller de Realismo Mágico? Pues comenzará probablemente el 17 de abril :). Si quieres, te mantengo informado por correo-e.

  2. Santiago

    De acuerdo.

    Gracias, un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest