Inés Arias de Reyna

La honestidad de la inmersion

Posted by on 28 marzo 2012 | 2 comments

Cuando escribimos, hemos de sumergirnos en lo que estamos contando, hemos de traspasar las puertas de la realidad hasta esta otra realidad en la que se convierte la literatura. Cuando sucede esto, cuando traspasamos esa puerta y cruzamos al otro lado del espejo, todo lo que hay a nuestro alrededor deja de ser importante, estamos tan inmersos en nuestra escritura, que no importa que anochezca, apenas lo percibimos. Esto ocurre solo cuando nos zambullimos en la historia que estamos contando, hasta el punto de vivirla.

A veces, uno como lector tiene la sensación de que el autor no ha llegado a cruzar el espejo, sino que se ha quedado mirando el reflejo. Y esto suele suceder porque el autor no se ha implicado de verdad en lo que relataba, como si hubiera preferido pasar de puntillas por lo que quería contar. Es decir, no se ha involucrado emocionalmente.

Como escritores, hemos de buscar los temas que nos remueven y contarlos con la mayor honestidad posible; por ejemplo, a mí me irrita mucho la pereza, la mía sobre todo, y si escribiera un relato sobre la pereza, y lo hiciera siendo honesta, seguramente sería en un tono agresivo: en vez de hablar de la misma desde un tono moralista o desde la aceptación, lo haría desde el rechazo que me produce.

2 Comments

Join the conversation and post a comment.

  1. Dolores Díaz

    La pereza tambien puede ser una manera de creatividad, cuando tranquilamente la mente pulula y se ensueña… hay que dejarse llevar de vez en cuando en momento sin responsabilidad ni objetivos para poder aflorar.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest