Lady Dragona

Inés Arias de Reyna

La inclusión del elemento imposible

Escrito por el 28 noviembre 2012 en De géneros fantásticos | 0 comentarios

Al principio de un relato se pacta con el lector una serie de cuestiones, entre ellas el género. En muchas historias, en la primera parte se nos sitúa en un plano realista, que luego resulta girar hacia uno no realista.

Para que este juego funcione tenemos primero que estudiar cómo incluir el elemento imposible, y aquí tenemos dos opciones: o introducir a lo largo de todo el relato una serie de indicios que nos preparen para lo fantástico o generar una cierta atmósfera sobrenatural cuando surge el elemento imposible.

Alas de fuego – Mujer ardiente

Por otro lado, también es importante la reacción del personaje que se encuentra, hasta ese momento (el de la inclusión de lo imposible) en un entorno realista. Podemos ofrecer dos reacciones: la extrañeza ante lo que está viendo o la aceptación de ese hecho. En el primer caso, el efecto que lograremos en el lector será el del desasosiego (propio del realismo fantástico); en el segundo, provocaremos asombro (propio de la fantasía maravillosa).

Por tanto, la pregunta que habrá de formularse el escritor es qué efecto busca lograr: asombro o desasosiego. ¿Quiere que al terminar la historia el lector sonría o que le recorra un escalofrío? Cómo manejemos el elemento imposible, y la narración en sí misma, será diferente dependiendo de lo que busquemos provocar en el lector.

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>