Lady Dragona

Inés Arias de Reyna

Los malditos gerundios

Escrito por el 27 marzo 2013 en De escritura en general | 0 comentarios

Es imposible no utilizar los gerundios en un texto. Entrar en la dinámica de quitarlos todos puede convertir un estilo natural en uno totalmente artificial.

Ahora bien, hay que utilizarlos correctamente y, sobre todo, saber en dónde pueden generar problemas; básicamente en los tres puntos que siguen a continuación:

1. Son formas impersonales del verbo, por lo que tienen muchas papeletas de conformar frases ambiguas.

2. Son proclives, también, a provocar malsonancias en el estilo.

3. No siempre los utilizamos bien: el gerundio del nombre y el de posterioridad son incorrectos.

Por lo demás, no tienen nada de malo, solo que son palabras con las que hemos de tener estos cuidados “extra”. No se trata de que los odiemos, sino de que es un tipo de palabra “conflictiva”, como lo son los adjetivos antepuestos :).

No nos obsesionemos con quitarlos pero tampoco nos olvidemos del uso correcto que hay que darles.

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>