Inés Arias de Reyna

Temas inesperados

Publicado por el 19 octubre 2011 | 4 comentarios

Suele ocurrir que uno se sienta a escribir con una idea en la cabeza, un tema concreto, pero que una vez ha terminado el primer borrador del relato se da cuenta de que el texto va de otra cosa. Entre la idea original y el resultado obtenido se ha colado un tema al que no se esperaba. Esto es algo que nos sucede a todos los escritores y ante lo que podemos actuar de formas distintas: rebelarnos contra lo ocurrido y corregir el relato hasta que trate del tema primigenio (lo que, en mi experiencia, acaba transformando el texto en una historia apagada y con poca fuerza) o aceptar que se nos ha colado un tema que, probablemente, es de lo que en verdad queríamos hablar (aunque fuera a un nivel subconsciente), y corregir el texto a partir de ahí.

4 Comentarios

Disfruta de la charla y comparte tu opinión.

  1. B. Rivero

    Es muy cierto, una vez releemos lo que hemos pensado escribir siempre nos extrañamos del resultado. Creo que es bueno, sería peor sentarse con una idea rígida y terminar por no haber llegado más allá. De todas formas yo creo que en un texto grande a veces son los personajes los que nos llevan por lugares que no creíamos que íbamos a llevarles, o que toman decisiones que entendemos que van bien con ellos, pero que no habías predecido. La magia de la escritura ¿no crees?

    • ladydragon

      Sí, la magia de la escritura. Una magia adictiva :).
      Tienes razón con lo de los personajes, aunque pienso que es otra forma de mirar lo mismo: los personajes van por otros senderos de los previstos porque estamos dejando que sea el inconsciente el que camine ;).

  2. Ilekham

    Ya no solo que los personajes te lleven por un camino inesperado, lo peor es cuando llega el personaje secundario de turno, se come al principal (metafóricamente… o no) y te vuelve el relato del revés: sus conflictos son otros, su evolución otra (incluso su digestión en algunos casos).

Trackbacks/Pingbacks

  1. El azar de los temas | Lady Dragón - [...] me considero una humilde oficial—, los temas de mis relatos eran un secreto para mí. El tema aparecía, como…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest