Lady Dragona

Inés Arias de Reyna

«Tormenta de espadas», de George R. R. Martin

Escrito por el 20 mayo 2013 en Reseñas | 0 comentarios

Reseña de Tormenta de espadas, de George R. R. Martin. Publicado por Gigamesh en 2005 (la edición que analizo aquí corresponde con la 3ª ed. de 2013). Traducido por Cristina Macía. 1118 páginas. 30,40 €.

Sinopsis: Las huestes de los fugaces reyes de Poniente, descompuestas en hordas, asuelan y esquilman una tierra castigada por la guerra e indefensa ante un invierno que se anuncia inusitadamente crudo. Las alianzas nacen y se desvanecen como volutas de humo bajo el viento helado del Norte. Ajena a las intrigas palaciegas, e ignorante del auténtico peligro en ciernes, la Guardia de la Noche se ve desbordada por los salvajes. Y al otro lado del mundo, Daenerys Targaryen intenta reclutar en las Ciudades Libres un ejército con el que desembarcar en su tierra.

Martin hace que lo imposible parezca sencillo. Tormenta de espadas confirma Canción de hielo y fuego como un hito de la fantasía épica. Brutal y poética, conmovedora y cruel, la magia de Martin, como la del mundo de Poniente, necesita apenas una pincelada para cautivar al lector, hacerlo reír y llorar, y conseguir que el asombro ceda paso a la más profunda admiración por la serie.

A pesar de no haber reseñado las dos anteriores novelas de Canción de hielo y fuego, me lanzo con este tercer libro de la saga por ser en el que, en la actualidad, se basa la serie de televisión Juego de Tronos y porque me lo he releído hace poco para tenerlo más reciente antes de ver la serie ;).

A mi modo de ver en esta novela se aúnan lo mejor y lo peor de Martin. A este autor se le da muy bien la ambientación y la caracterización de personajes, así como los diálogos, que son brillantes: naturales, ágiles, directos, en los que rara vez no avanza la acción o no se caracteriza de una forma magnífica a algún personaje.

Ahora bien, el abuso constante del final abrupto de capítulo, que deja casi la mayoría de estos en mitad de una escena crucial para la trama del personaje que lo protagoniza, ha hecho que, en mi caso, me llegara a cabrear por tantas interrumpciones. Creo que este exceso consigue que el recurso en cuestión empobrezca el resultado en vez de producir mayor tensión. Uno termina de leer los capítulos con ganas de seguir la lectura de esa escena, pero se ve obligado a sumergirse en otra historia distinta, con otro personaje distinto, lo que produce una frustración que aparece a cada final de capítulo. Es cierto que Martin consigue que se te olvide según te sumes en la siguiente trama; pero llega un momento que la acumulación de finales frustrantes resulta demasiado elevada. Unos cuantos finales de capítulo menos efectistas hubieran sido de agradecer.

Por otro lado, hay también un exceso de tramas secundarias que están complicando cada vez más que el lector siga sin necesidad de Wikipedia lo que ocurre en la novela. Igual no le hubiera venido mal que aligerara en páginas y en personajes secundarios.

No quiero terminar sin destacar algunas escenas magistrales, como la de la Boda Roja o la de Nido de Águilas. También me gustaría recalcar la evolución de dos personajes: Lord Nieve, que ha dejado de ser el insulso Jon Nieve del segundo volumen; y Jaime Lannister, que ha abandonado la superficialidad para adoptar un tono amargo que me ha parecido muy interesante.

En resumen, una obra que adolece del abuso de un recurso con el que el autor se ha sentido demasiado cómodo, pero de lectura cómoda y entretenida, así como un disfrute en el seguimiento de ciertos personajes y su evolución.

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>