Lady Dragona

Inés Arias de Reyna

Una cadena

Escrito por el 2 mayo 2012 en De escritura en general | 6 comentarios

 

Clavo de hierro

Suele suceder que los escritos que están poblados de adjetivos, que no dejan de ser explicaciones a los sustantivos que acompañan, no muestran acciones sino que las dicen (el famoso «no lo digas, muéstralo», de Henry James), lo que provoca que el autor necesite explicar lo que ha pasado en el desenlace, pero no lo tendría que aclarar si lo hubiera mostrado y, probablemente, lo mostraría mejor si no utilizara tantos adjetivos.

Es una cadena que se sustenta en lo cómodo. Los adjetivos son como los clavos: hay muchos; y es fácil sacarlos de la caja de herramientas, son el recurso que tenemos más a mano; pero su utilización indiscriminada no ayuda a clarificar una escena, a que el lector la presencie, porque, en vez de clavarlos con precisión, se los estás tirando a la cara a quien te lee, y así es difícil enterarse de nada.

Se me ocurre una máxima: a menos adjetivos, menos explicaciones.

6 comentarios

Disfruta de la conversación y envía tu comentario

  1. Gabriel

    “Los adjetivos cuando no dan vida, matan”, decía Huidobro. No obstante, no estoy en contra de su uso siempre que éste sea cuidadoso.

    Saludos

    • ladydragon

      Es una herramienta de precisión, que bien utilizada es demoledora (en el buen sentido). Un buen adjetivo, escogido con mimo, resplandece. Yo tampoco estoy en contra de su uso: lo que no me gusta es su abuso :P.
      Gracias por pasearte por aquí, Gabriel :).

      Mil besos.

  2. Santiago

    Hay un vídeo en Youtube donde Borges habla contra el lenguaje barroco y defiende la “oralidad” del lenguaje escrito. Supongo que no es solo no utilizar demasiados adjetivos, sino además, saber usarlos. Recuerdo cuando Borges decía algo así que no es lo mismo usar azulado que azuloso, por mucho que ambas vegan en el diccionario.

    • ladydragon

      http://www.youtube.com/watch?v=YsRXm5RQJFI

      A partir del minuto 8 :).

      Gracias por devolverme a Borges, aunque no me alejó mucho de él :).
      Me gusta especialmente la parte en la que dice que el escritor joven es barroco, porque intenta esconder con palabras que no tiene mucho que contar. Es una lección de humildad, un recordatorio de que, por mucho que creamos saber, no sabemos nada de la escritura :).
      Pero qué bonito es no saber, ¿no crees?, así nunca dejarás de aprender.

  3. Guido

    “El adjetivo cuando no da vida mata”. Vicente Huidobro.

  4. angel marcelo

    Totalmente de acuerdo… en que los adjetivos son como los clavos!

    saludos

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>